En el nombre de Dios

Facebook Live de Jair Bolsonaro

En las métricas (infladas o no), se puede ver que al menos 3 millones de perfiles de #Facebook dieron “reproducir” al discurso de victoria de Bolsonaro, más de 180 mil lo compartieron y cosechó más de medio millón de reacciones. Números muy superiores a lo que se ve en el mismo “vivo” en su perfil de YouTube.

Los canales tradicionales la corren de atrás, tienen que reproducir el “vivo” ajeno, que emite desde la casa de Bolsonaro, en baja calidad, con mala iluminación, con fueras de foco y por momentos con movimientos bruscos en la cámara. La puesta en escena se completa con Michelle, su esposa, y Ángela, que sobre la derecha de la pantalla interpreta en lengua de señas lo dicho por el presidente electo.

Como una campaña espontánea, un sector del PT — apelando al perfil de profesor de Fernando Haddad — concurrió a las urnas con libros, haciendo foco en al menos dos consignas: “la batalla entre civilización y barbarie” como caracterizó el PT al ballotaje, y la idea de contraponer libros a las armas con las que seguidores de Bolsonaro pulsaron las teclas en las máquinas de votación durante la primera vuelta.

Jair Messias Bolsonaro da acuse y ensaya una respuesta: a los cinco minutos quince segundos, con un movimiento de ojos pone atención en los libros que están sobre la mesa, que también son parte de la puesta en escena, y que también son guía para su gobierno.

“Siguiendo los lineamientos de Dios”, dice y posa su mano sobre “A Mensagem”, una traducción de “The Message”, de Eugene Peterson, un pastor fallecido recientemente el pasado 22 de octubre. El libro no es cualquier Biblia, escrita entre 1993 y 2002, tiene como público objetivo aquellas personas que no saben que las sagradas escrituras también se pueden leer como una novela de aventuras, en una traducción desde las lenguas originales a un estilo contemporáneo y cotidiano.

Luego, señala la constitución de Brasil y levanta una biografía sobre Winston Churchill, mientras habla de la “esperanza en los grandes líderes mundiales”. El otro libro que no menciona pero que está sobre la mesa es del escritor conservador Olavo de Carvalho, “O Mínimo que Você Precisa Saber para Não Ser um Idiota”. Además de ser un fenómeno de ventas desde su lanzamiento en 2013, sostiene la tesis de que la atmósfera cultural de Brasil está trágicamente contaminada por un alejamiento de la propia realidad, consecuencia de un proceso epidémico de idiotez colectiva. No lo dice, pero Bolsonaro toma nota y parece proponerse como la cura para esa epidemia.

Agrega en su “receta de gobierno” que además buscará “una buena asesoría técnica-profesional, exenta de indicaciones políticas”.

Los canales tradicionales la corren de atrás, tienen que reproducir el “vivo” ajeno, que emite desde la casa de Bolsonaro, en baja calidad

“Comenzará un gobierno que pueda colocar nuestro Brasil en un lugar destacado… Tenemos todo para ser una gran Nación”, dice. Y aclara que todos los compromisos asumidos en su recorrida de campaña serán cumplidos.

Es su discurso “en cadena nacional” y medios tradicionales más largo. Durante su campaña hizo al menos cuatro videos al día, de diferentes extensiones. Allí le habló a su audiencia, esa que no cree en los grandes medios, la que no necesita grandes decorados, ni buen sonido o correcta iluminación. Comienza otra era política en Brasil.

#Brasil #Bolsonaro #RedesSociales #FakeNews #Periodismo #Español